La asamblea general de la entidad, reunida esta mañana en Santa Cruz de Tenerife, ha realizado un balance de las actividades desarrolladas en 2014

 

 

 

La apuesta por la calidad y la diferenciación de la producción platanera canaria marcó la actividad del sector el año pasado, tal y como se ha puesto de manifiesto esta mañana la asamblea general de la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (ASPROCAN), en la reunión que mantuvo en la sede de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas de Santa Cruz de Tenerife.

La asamblea  hizo un balance de las diferentes acciones llevadas a cabo, entre las que figuran la defensa de las ayudas al sector dentro del Programa de Opciones Específicas por la Lejanía y la Insularidad (POSEI), la publicación de la concesión del sello de calidad europeo de Indicación Geográfica Protegida a Plátano de Canarias, así como el certificado de la huella de carbono y la promoción del símbolo gráfico de las RUP.

La prórroga del proyecto Biomusa, centrado en la transferencia de I+D+i para el desarrollo sostenible del cultivo del plátano en las regiones ultraperiféricas, poniendo el acento en la búsqueda de alternativas a los productos fitosanitarios químicos, fue otras de las medidas desarrolladas en el pasado ejercicio.

También se habilitó un servicio de coordinación y seguimiento del protocolo de autocontrol de residuos fitosanitarios, que permitió realizar el año pasado más de  300 análisis.

La firma del convenio de colaboración con la Federación Española de Bancos de Alimentos, que ha permitido activar diferente donaciones de plátanos, y el desarrollo de diferentes campañas de promoción, entre las que se incluye el patrocinio de la Liga Endesa de baloncesto, completan la lista de acciones.

Por otro lado, la asamblea general aprobó también las cuentas anuales del año pasado, en las que se ha mantenido la cuota de los socios pese al descenso del 2,75% de los kilogramos de plátano comercializados, con cerca de 364 millones.